- FIDESnet - https://english.fidesnet.com.ar -

Trump y una dura advertencia de su banca

 
OPINIÓN

COLUMNA DE OPINIÓN

Por Zenón A. Biagosch El autor analiza y detalla algunas de las principales conclusiones del informe respecto de los hallazgos en la deficiencia del sistema de AML/CFT presentado al gobierno de los EE.UU. por la principal asociación de bancos y compañías de medios de pagos del país. | 04/04/2017.

 

El pasado mes de febrero The Clearing House, quizás la más representativa y tradicional asociación de bancos y compañías de medios de pagos de los EE.UU., emitió un informe denominado A New Paradigm: Redesigning the U.S. AML /CFT Framework to Protect National Security and Aid Law Enforcement“, el cual es dirigido a la nueva administración del gobierno liderada por Donald Trump.

En el mismo se realiza una enfática advertencia sobre las deficiencias tanto estratégicas como operativas del sistema integral de prevención del lavado de dinero y financiamiento del terrorismo (AML/CFT) y asimismo realiza una serie de recomendaciones de corto y mediano plazo promoviendo una reformulación integral de dicho sistema en pos de la seguridad nacional.

Dicho estudio fue realizado entre los meses de abril y octubre de 2016 y participaron del mismo más de 60 profesionales convocados de distintas áreas de especialidad tales como reguladores, fuerzas de seguridad, líderes de think tanks en áreas de economía, de desarrollo social y de seguridad nacional, consultores, abogados, líderes de empresas de fintech, compliance de importantes bancos, etc. El tiempo insumiso y la amplitud de visiones obtenidas son una muestra de la rigurosidad técnica del informe.

Respecto de la representatividad institucional del emisor cabe mencionar que la mencionada asociación existe desde el año 1853 y está integrada por los más importantes bancos comerciales de los EE.UU. A título de ejemplo se enumeran algunos de ellos: JPMorgan Chase & Co, Bank of America, Citigroup, Bank of the West, Barclays, Capital One, HSBC, Citizens Bank, Fifth third Bank, Mufg, SubTrust, PNC Bank, UBS, Regions, Santander, US Bank, Deutsche Bank, Key Bank, BNY Mellon, Wells Fargo, M&T Bank State Treet, entre otros.

Asimismo, administran el core de la infraestructura del sistema de pagos en dicha jurisdicción interviniendo en una operatoria diaria de unos U$s 2 billones de dólares (millón de millones), cercano a la mitad del monto de su comercio internacional.

A continuación, se enumeran algunas de las principales conclusiones del informe respecto de los hallazgos en la deficiencia del sistema de AML/CFT:

 a.Problemas Estratégicos:

Ausencia de prioridades: Los funcionarios tienen poca o ninguna información sobre como las instituciones financieras asignan sus recursos en materia de AML/CFT ya que los supervisores actúan más como simples auditores sin la necesaria visión integral que debe tener todo regulador.

Ausencia de una visión y objetivo integral: los reguladores siempre expresaron que la preservación de la integridad del sistema financiero era el principal objetivo del régimen AML/CFT. No obstante, se percibe una clara tendencia de las instituciones financieras a excluir (o “descartar”) las cuentas de un cliente, industria o país que se percibe como de mayor riesgo, no siempre con el suficiente fundamento, mientras que aquellos con responsabilidades en temas de desarrollo sustentable e inclusión financiera tienen poca voz en estos procesos.

Régimen de SAR (Régimen de Informes de Actividades Sospechosas): El propósito original de este régimen fue que la banca proporcionara pistas a los organismos encargados de hacer cumplir la ley, pero en la actualidad la realidad demuestra que dichos organismos poseen recursos alternativos, principalmente tecnológicos, para obtener parte de esa información. En tal sentido sería mucho más provechoso reformular el SAR con énfasis en un Enfoque Basado en Riesgos, debiendo reportar solo las cuestiones amenazantes.

 

b. Problemas Operativos:

Contradictorias normas de supervisión: Las agencias de seguridad nacional y de inteligencia -los usuarios finales de la información en materia de AML/CFT-, se centran en la calidad de la información que reciben de la banca, mientras que los supervisores de las mismas priorizan los procesos auditables.

Obstáculos significativos a la hora de compartir información: Las normas existentes impiden el intercambio eficiente y eficaz de información entre las propias entidades financieras y con las fuerzas de seguridad y de inteligencia.

 

En base a dichas deficiencias, el informe propone acciones de reformas inmediatas y otras de mediano plazo las cuales considera que requieren de un mayor análisis:

 

a.Áreas de Reforma Inmediata:

El Departamento del Tesoro, a través de su Oficina de Terrorismo e Inteligencia Financiera (TFI), debería tener un rol más protagónico en la coordinación de la política AML/CFT.

El FinCEN debería recuperar la responsabilidad exclusiva de supervisión de las grandes instituciones financieras multinacionales que presentan complejas cuestiones por sus estructuras corporativas.

El Departamento del Tesoro por medio de la TFI y el FINCEN deben establecer un proceso anual para establecer las prioridades sobre la política de AML/CFT.

El Congreso debería sancionar una ley que promueva la identificación de los beneficiarios finales en el momento de la constitución de las sociedades, no debiendo ser un tema de responsabilidad exclusiva de la banca.

La TFI debe alentar fuertemente la innovación y el FinCEN debe promover un sistema de eximición de responsabilidades que permita a las instituciones financieras innovar sin temor a la sanción del regulador, en tanto actúen de buena fe.

Los encargados de formular políticas deberían restarle prioridad a la investigación de actividades de bajo riesgo o con baja probabilidad de impacto para la seguridad nacional; introducir cambios reglamentarios o estatutarios en la disposición de eximición de responsabilidad de la Ley PATRIOTA para fomentar aún más el intercambio de información entre las instituciones financieras; mejorar la seguridad jurídica con respecto al uso y la divulgación de los SAR.

 

b. Áreas de Reforma que requieren más estudios:

Mejorar el intercambio de información.

Establecer mejores recaudos de protección de los reportantes a partir del avance de una investigación realizada a partir de un SAR.

Clarificar y equilibrar los roles y responsabilidades entre el sector público y el privado.

Proporcionar a las instituciones financieras normas más claras de AML/CFT.

Permitir una mejor coordinación de los objetivos de AML/CFT en materia de regulación, supervisión y sanción.

Modernizar el Régimen SAR.

 

Este llamado de atención debiera ser atendido no sólo por las autoridades de gobierno de los EE. UU. sino que por otras jurisdicciones que adhieren a los estándares internacionales en esta materia promovidos por el GAFI, tal el caso de nuestro país.

Este documento no sólo señala deficiencias propias del funcionamiento de la jurisdicción en cuestión, sino que formula observaciones a la efectividad de los sistemas promovidos por dichos estándares internacionales.

En el fondo exponen un cuestionamiento a un sistema internacionalmente consolidado cuya columna vertebral se centra en imponer a ciertos actores del sector privado la responsabilidad de informar los reportes de operaciones sospechosas. Remarca que no se ha logrado el éxito esperado y que la relación recursos invertidos versus logros obtenidos, lejos está de ser la buscada.

 

Zenón A. Biagosch

Socio de FIDESnet